Cómo sobrevivir a la violencia de género

El objetivo de este informe es advertir y prevenir a las víctimas que el sufrimiento ocasionado por el maltrato físico y/o psíquico deteriora gravemente la salud y, en un alto porcentaje, provoca enfermedades irreversibles.

Debido a que esta información puede beneficiar a un agresor explicaré estrategias para paliar los efectos del estrés, sin mencionar un tratamiento específico.

Mercedes Carandini. Casos de Violencia de Género y Maltrato en Centro MasVida

A partir del otoño, “el Centro MasVida” establecerá convenios con instituciones relacionadas con las víctimas del maltrato, con el fin de brindar atención gratuita especialmente a niños y mujeres maltratadas.

El maltratador es responsable de su conducta: ejerce la violencia porque disfruta sintiéndose poderoso y cree que sus actos quedarán impunes. NO SE DEJE INTIMIDAR Y DENUNCIE LAS AGRESIONES:

  • Certifique las agresiones con informes médicos
  • Haga fotos de las agresiones en presencia de un testigo cualificado
  • Proteja la identidad de sus testigos para evitar que los intimiden
  • Denuncie a las autoridades judiciales, es su derecho
  • Si sospecha que le espían (escuchas, pinchazos telefónicos, seguimientos…) trate de demostrarlo.

EL MALTRATADOR SUELE VENGARSE:

  • Calumniando a la víctima aportando pruebas y testimonios falsos.
  • Amenazando su integridad física
  • Agrediendo a sus seres queridos
  • Dañando sus pertenencias

Utilice cualquier provocación como prueba de que está siendo torturada, coaccionada, vejada…

SI VD ES TESTIGO DE QUE ALGUIEN SUFRE MALTRATO:

  • Denuncie la agresión a la policía
  • Demuestre a la víctima que la apoya y, si es posible establezca con ella algún tipo de código para poder comunicarse en momentos de peligro

“LO QUE MÁS SATISFACE AL AGRESOR ES HUNDIR A SU OPONENTE, POR LO QUE ES VITAL PARA LAS VÍCTIMAS APRENDER A MANEJAR EL ESTRÉS”

El estrés incluye una serie de sentimientos negativos: miedo, angustia, pena, frustración, ira… y provoca reacciones psicológicas, fisiológicas y conductuales. Ante una situación de peligro, amenaza, acoso, desamparo, vejación o afrenta se activa la alarma en el organismo: se trata de una respuesta emocional, fisiológica y automática, no racional, que nos prepara para la defensa o la huida. Cuando el maltrato se prolonga, se supera la capacidad de adaptación al estrés: las células del organismo captan el  mensaje de claudicación que se ha gestado en la mente y aparecen patologías psicosomáticas y envejecimiento precoz. Las personas con alguna alteración neuroendocrina son más susceptibles a padecer el síndrome de estrés post-traumático.

Si la rabia, el miedo y demás emociones negativas no afloran al exterior, ponemos al cuerpo por delante: la enfermedad es la expresión del organismo que habla  cuando vas contra tu propia identidad y tus necesidades.

Cuando te pisotean la moral y la tristeza perdura, en una parte de tu cerebro (el hipotálamo) prevalecen las emociones castrantes, eclipsando los recuerdos y pensamientos positivos, perdiéndose el sentido de la responsabilidad con uno mismo y con los seres que nos necesitan. Es fundamental mantener una buena salud mental para conservar el sentido común.

EL ESTRÉS ENVENENA EL CEREBRO

Cualquier estímulo externo (desde una caricia a un golpe) o interno (pensamientos, recuerdos, emociones, dolor) llega al cerebro y genera una respuesta mediada por los neurotransmisores y hormonas, estos mensajeros químicos están formados por neuropéptidos (monoaminas). Los neuropéptidos viajan por nuestro cuerpo depositando pequeñas cantidades de sustancias químicas en nuestras células, cuya calidad depende de nuestros pensamientos:

  • Si los pensamientos son negativos (miedo, resentimiento, ira, tristeza, odio, malicia…) debilitan nuestro sistema inmunológico.
  • Por el contrario, los pensamientos  amorosos, optimistas, de valoración o  positivos,  revitalizan el organismo.

CADA INSTANTE DE NUESTRA VIDA ESTAMOS ELIGIENDO, CONSCIENTE O INCONSCIENTEMENTE, PENSAMIENTOS SALUDABLES O POCO SALUDABLES

Algunos neuropéptidos actúan como hormonas, que son transportadas a través de la sangre hasta los diferentes órganos del cuerpo, para promover una función. Las catecolaminas (adrenalina) y el cortisol son dos hormonas que regulan la respuesta al estrés y en exceso desequilibran el funcionamiento cerebral:

La adrenalina:

  • En situaciones de estrés, la adrenalina es prioritaria en detrimento de los demás neurotransmisores excitadores
    • ↓ Dopamina → enfermedad de Parkinson
    • ↓ Glutamato → Síndrome de la Fatiga Crónica
    • ↓ Tirosina → alteraciones de la tiroides
    • ↓ Acetilcolina → Alzheimer, debilidad muscular…
  • Aumenta la síntesis de neurotransmisores excitadores  → hiperactividad neuronal (↑ estrés oxidativo)  →  exceso de metabolitos neurotóxicos (↑ radicales libres) → daño o degeneración de la célula nerviosa → muerte neuronal. Una investigación sugiere que los radicales libres causan la degradación y la muerte de neuronas en el cerebro, y en consecuencia, son un factor de riesgo para patologías neurológicas, como la Enfermedad de Alzheimer. Debido a que estos agentes oxidantes también causan roturas en las hebras del ADN, si las mutaciones genéticas ocurren a menudo, pueden conducir a enfermedades como el cáncer (Sarma et al., 2010).
  • Los neurotransmisores excitadores e calmantes compiten por los mismos aminoácidos precursores. En las situaciones estresantes hay una sobreproducción de neurotransmisores estimulantes ocasionando la disminución de los neurotransmisores del bienestar.

El cortisol:

  • Impide la absorción de glucosa en el hipocampo →  inhibición de la transmisión de información interneuronal y deterioro neuronal → trastornos de memoria.
  • El exceso de demanda de cortisol (hormona del estrés crónico) disminuye la síntesis de los neurotransmisores del bienestar potenciando la depresión, la ansiedad…
  • Es hiperglicemiante y el exceso de azúcar en sangre, produce daños en las neuronas → confusión mental, temblores, dolores musculares y neuralgias
  • Aumenta el gasto energético y en consecuencia el consumo de glucosa → desequilibrios en la glicemia → cansancio, falta de energía, ↑ cetonas, diabetes
  • Trastorna los ritmos circadianos → problemas del sueño, descenso de la líbido, enlentecimiento del metabolismo, cambios del humor.

Nota: El hipocampo es una estructura cerebral que forma parte del Sistema Límbico  encargada de integrar los pensamientos, la memoria y las sensaciones.

Además de perjudicar la función cerebral, las hormonas del estrés tienen una repercusión negativa en todo el organismo.

Los principales síntomas que provocan la adrenalina y noradrenalina son:

  • Taquicardia y taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria)
  • Hipertensión arterial
  • Aumento del riego sanguíneo principalmente en el cerebro y en el corazón
  • Disminuye la secreción gástrica y la motilidad intestinal
  • Aumenta el azúcar en sangre a expensas de los carbohidratos y lípidos

El cortisol

Se produce en las glándulas suprarrenales. Cierta cantidad de cortisol es necesaria para el buen funcionamiento del organismo, pero cuando el estrés se cronifica esta hormona se secreta en exceso y tiene efectos nocivos para la salud:

  • Es inmunosupresor: Disminuye la producción de las inmunoglobulinas A (linfocitos B), la 1ª línea de defensa inmunitaria en el intestino. También aumenta la formación de Linfocitos T supresores → mayor riesgo de infecciones bacterianas y virales.
  • Destruye la flora intestinal, favoreciendo el crecimiento de bacterias y microorganismos patógenos → favorece las alergias
  • Enlentece la motilidad intestinal y dificulta la digestión.
  • Aumenta el gasto cardiaco y la frecuencia respiratoria →  menor oxigenación de los tejidos incluyendo el cerebral.
  • El cortisol produce aumento de apetito →  obesidad abdominal
  • Produce retención de líquidos e hipertensión, ya que actúa levemente como la aldosterona (hormona renal que controla la excreción de los líquidos)
  • El aumento de cortisol puede desencadenar el síndrome de Cushing
  • Policitemia por estimulación de la Eritropoyetina (aumento de viscosidad en sangre que ocasiona hipertensión arterial),
  • Disminuye la síntesis de proteínas del tejido conectivo favoreciendo la formación de estrías,
  • Osteoporosis se establece porque es insuficiente la síntesis de sustancia osteoide (que es proteica) debido a la acción catabólica del Cortisol sobre las proteínas. Hay más riesgo de osteoporosis porque disminuye la absorción del Ca en el intestino, al descender el Ca en sangre se activará la Paratiroides que activará a los osteoclastos que destruyen el hueso liberando Ca a la sangre.
  • Trastorno del metabolismo de los lípidos:
    • Bloquea el metabolismo de los ácidos grasos
    • Aumenta el colesterol y los triglicéridos
  • Aumenta la producción de insulina → redistribución de la grasa de tipo androide → desaparece la grasa de las extremidades y se acumula en el tronco.
  • Bloquea  la conversión de las hormonas de la tiroides
  • Distorsiona el ciclo menstrual

Nota: El colesterol es indispensable para síntesis de cortisol, por lo que durante el estrés fomentamos la hipercolesterolemia

CONCLUSION

La intoxicación mental y emocional generadas por el estrés conlleva tensiones corporales, bloqueos energéticos, afectación respiratoria y cardiaca y altera el sistema nervioso e inmunitario. El aumento de deshechos orgánicos producen un envenenamiento en el cuerpo saturando los órganos excretores o emuntoriales (hígado, riñón, pulmón, intestino y piel) y en consecuencia, llevan al individuo a situaciones extremas de agotamiento y vulnerabilidad.

FATIGA CRÓNICA ES UNA SEÑAL DE QUE
LAS “BATERIAS” DEL CUERPO SE ESTÁN ACABANDO

El 80% o más de los casos de cáncer tienen su origen en alguna forma de tensión mental. El estrés favorece el desarrollo del cáncer al debilitar el sistema inmune y favorecer el desarrollo de tumores y metástasis.

ESQUEMA SIMPLIFICADO DE LAS SECRECIONES DURANTE EL ESTRES

secreciones-estres

 

El esquema representa el proceso fisiológico que se desencadena en el organismo para hacer frente  a un agente estresante Nos permite disponer de los recursos necesarios para la “lucha o huida”.

Cuando el estrés se cronifica deja el nocivo residuo de la ansiedad crónica y los efectos pueden ser devastadores a nivel cardiovascular, hormonal y emocional.

 

LA VOLUNTAD DE VIVIR ES UNA REALIDAD FISIOLÓGICA CON
CARACTERÍSTICAS TERAPÉUTICAS:
¡NO SE RINDA, VIVIR ES UN DERECHO INALIENABLE!

  CLAVES PARA SOBREVIVIR AL MALTRATO

  • Cuide la alimentación
  • Procure un sueño reparador
  • Vigile la respiración para garantizar la correcta oxigenación del organismo
  • Practique ejercicio físico moderado de forma regular

  La alimentación:

  • Evite el consumo de azúcares refinados: azúcar blanco, bollería industrial, dulces… ya que este tipo de hidratos de carbono provoca desequilibrios bruscos de la glicemia por la hipersecreción de insulina, provoca:
    • Alteraciones del estado de ánimo: ansiedad, irritabilidad, neurosis, depresión…
    • Obesidad abdominal
  • Haga una dieta que incluya abundantes alimentos frescos (frutas y verduras) con propiedades en antioxidantes y minerales. Las verduras de hoja verde son ricas en “vitaminas antiestrés”
  • Consuma suficientes proteínas de calidad en cada comida para evitar deficiencias de aminoácidos (los ladrillos de los neurotransmisores) y garantizar el equilibrio psíquico. Recuerde que la síntesis suficiente de neurotransmisores depende de la concentración de aminoácidos en sangre.
  • Evite el consumo de grasas TRANS y saturadas, privilegiando la ingesta de alimentos ricos en ácidos grasos esenciales (ω-3 y ω-6) y oleico, fundamentales para optimizar la transmisión de las señales nerviosas interneuronales.
  • Fraccione las comidas evitando ingestas copiosas porque el estrés enlentece la digestión, disminuye la secreción de jugos gástricos y de moco protector de la mucosa digestiva.
  • Ingiera alimentos que proporcionen suficiente fibra para contrarrestar el estreñimiento propio del estrés.
  • Consuma abundante agua, limitando el consumo de bebidas con gas, artificiales y zumos azucarados.  Ayudará a los riñones a realizar su función depurativa!

Descanso suficiente

  • El sueño es esencial para recuperarse  a nivel cerebral y corporal. Diversos estudios han demostrado que no dormir mata.
  • Cene temprano e incluya alimentos ricos en triptófano (pavo, hidratos de carbono complejos: pasta, arroz integral, avena…) que es un aminoácido esencial que el cuerpo sólo puede conseguir a través de la alimentación. El triptófano se transforma en serotonina (neurotransmisor relajante) y luego en melatonina, hormona que propicia un sueño reparador.

Circunstancias que dificultan conciliar el sueño:

  • Practicar ejercicio físicointenso por la noche
  • El alcohol, tabaco, café, chocolate, colas…
  • Una comida copiosa.
  • Soportar situaciones tensas antes de dormir y contemplar o leer temas angustiosos.
  • Contaminación electromagnética.
  • Una habitación mal aireada o excesivamente caldeada

Respiración efectiva.

  • La respiración lenta, profunda y rítmica provoca un estímulo reflejo del sistema nervioso parasimpático. Esto produce una reducción en los latidos del corazón y una relajación de los músculos. Una mayor oxigenación del cerebro tiende a normalizar la función cerebral, reduciendo niveles excesivos de ansiedad.
  • Acostumbre a realizar respiraciones purificantes, al menos al levantarse y cuando transite en ambientes poco polucionados.
  • Respirar correctamente al caminar, estimula la circulación sanguínea y es una manera de conseguir la armonía del cuerpo y la mente
  • Mientras realice alguna actividad física debe mantener una respiración relajada y profunda: Un ritmo respiratorio adecuado consiste en tomar aire al realizar el mayor esfuerzo fuerza y expulsarlo cuando se vuelve a la posición inicial.

Las endorfinas nos reconfortan emocionalmente

Las endorfinas son neuro-péptidos (pequeñas cadenas proteicas) que se liberan en el sistema nervioso central y pasan al torrente sanguíneo. Son opiáceos naturales del organismo que puede ser hasta 20 veces más potentes que los fármacos analagésicos.

  • Trate de hacer ejercicio físico para producir endorfinas: camine o realice alguna actividad física que le agrade (bailar, ir en bicicleta, ir al gimnasio), practique algún deporte (natación, golf, patinaje, esquí…)
  • Hay actividades que resultan reconfortantes: escuchar música, bailar, cantar, darse un baño, pasear, frecuentar a los amigos, practicar yoga, recibir un masaje,  etc.  porque aumentan los niveles de endorfinas en sangre.
  • Vea la película “Qué bello es vivir” y recuerde a cuántas personas ayudó a vivir y cuántas podrían apoyarse en Vd.  en un futuro (visite algún hospital cercano, pasee por un barrio pobre, ofrezca su ayuda en alguna ONG o a la Iglesia, , converse con un mendigo o con un anciano abandonado en un asilo, adopte un animal abandonado …)

APROVECHE CUALQUIER MOMENTO FELIZ:
NO DEJE PARA MAÑANA LO QUE PUEDA REÍR HOY!!!

Artículo disponible también en Centro Mas Vida

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *